Ciberseguridad, una necesidad cada vez más real.

03.11.2020

La experiencia es simplemente el nombre que los hombres dieron a sus errores.

Oscar Wilde

Durante el 2019 casi una quinta parte de las empresas estuvieron involucradas en problemas de ciberseguridad (virus, violaciones de datos, piratería..), hemos sido testigos de cómo los negocios están expuestos a los ciberataques y de la importancia de implementar elementos de ciberseguridad adecuados, como una necesidad evidente, ahora y en los próximos años para cualquier organización.

Desde las consecuencias que puede ocasionar la falta de preparación hasta las razones que pudieran existir para considerar empresas como objetivos, priorizar la ciberseguridad es extremadamente importante a medida que los piratas informáticos se vuelven mucho más inteligentes y complejos en sus ciberdelitos, aunque la ingeniería social (el engaño al usuario logrando confundirlo y sacarle información) es una de las técnicas más usadas, sobre todo dada su simplicidad, no hay que olvidar que la seguridad digital es el pilar donde se almacena y procesa toda la información de la empresa.

Los ciberataques conllevan varios peligros; de hecho, para 2021 se estima que cada 11 segundos las empresas se convertirán en víctimas de ransomware, lo que provocará unos costes económicos enormes.

 Sin embargo, las consecuencias financieras no son el único peligro, los ciberataques también pueden provocar la pérdida de información confidencial e incluso el cierre de empresas.

Existen ejemplos recientes de ataques dañinos, como empresas que rechazaron pagar  un rescate por desbloquear sus archivos que incluían información confidencial (como información de pago, listados de clientes, accesos..) y los ciberdelincuentes eliminaron permanentemente los archivos secuestrados.

Con los ataques cibernéticos, es importante estar al tanto y diferenciar entre sus diferentes tipos. Junto con las amenazas típicas / conocidas como ransomware, virus y malware, otra peligrosa amenaza que afecta a las pequeñas empresas son las cuentas de comercios fraudulentos. Dado que muchas empresas aceptan tarjetas de crédito, es fundamental utilizar proveedores de servicios de pago online confiables y asegurarse de proteger la información confidencial. Estas estafas de cuentas de comerciantes a menudo incluyen el robo de identidad junto con estafas de tarifas ocultas destinadas a acumular mas información confidencial.

Si bien cualquier empresa permanece expuesta a ataques cibernéticos, las pequeñas empresas siguen siendo los objetivos más beneficiosos y fáciles para los atacantes / ciberdelincuentes. Las pequeñas empresas soportan un 43% de los ciberataques dirigidos, según un informe de violación de datos de Verizon.

La razón detrás de estas estadísticas puede deberse a varias razones.

Por ejemplo, no todas las pequeñas empresas disponen del respaldo financiero para administrar equipos de TI o incluso brindar una concienciación digital a sus empleados. 

También cabe la posibilidad de que estos gerentes de negocios desconozcan su vulnerabilidad a tales ataques o están demasiado enfocados en otras áreas de su empresa y no en hacer cumplir la ciberseguridad, lo que aumenta los riesgos.

Revolución del trabajo remoto

A medida que las empresas se inclinan por los métodos de trabajo remoto, aumenta la demanda de medidas y conocimientos de ciberseguridad.

Con el uso de más dispositivos (como los portátiles de los empleados), el margen de riesgo aumenta y cada vez es más necesario que todo el equipo disponga de conocimientos al respecto.

Las estafas de suplantación de identidad, por ejemplo, en formato de correo electrónico pueden disimularse furtivamente como si procedieran de fuentes legítimas. Esto puede engañar a los empleados para que hagan clic en un enlace cargado de virus.

Casi el 60 por ciento de los directivos de empresas confirman un aumento de correos electrónicos sospechosos durante el 2020, lo que demuestra que se trata de un problema creciente para las empresas.

La adaptación de un nuevo sistema de tecnología sin el conocimiento o la preparación adecuados es otro problema de los negocios que puede conducir a exposiciones evitables, como usuarios de pequeñas empresas que se abstienen del uso de la autorización de factor de dos pasos durante la configuración de contraseñas en un acceso.

Prevenir un ataque

Para las pequeñas empresas, hay muchas formas de prevenir los ciberataques, desde la aplicación de medidas simples o la contratación de equipos especializados para mantenerse alerta sobre el problema. Además de emplear equipos / especialistas de TI, capacitar a los trabajadores sobre los peligros actuales de la ciberseguridad es una necesidad, ya que puede evitar varios problemas (como las estafas de phishing que se mencionaron anteriormente). La instalación de software de seguridad e invertir en un seguro de ciberseguridad adecuado también es vital para proteger a las empresas de estos ataques.

Dado que las pequeñas empresas son grandes objetivos para los atacantes, adquirir una ciberseguridad adecuada se está volviendo cada vez más importante y una necesidad, particularmente en 2020. A medida que las pequeñas empresas adoptan métodos de trabajo remoto, surgen riesgos y peligros, lo que demuestra que implementar las precauciones adecuadas puede evitar problemas antes de que se produzcan (la prevención sigue siendo la mejor alternativa).